Lo que dicen

nuestros pacientes

“Lo más importante es confiar en las personas que te van a tratar”

Testimonio-Mamen2“Hola, me llamo Mamen y tengo 43 años, en abril me diagnosticaron un cáncer de mama”

Mamen

Puedes ver el testimonio completo en el siguiente video

«Si todo tenía que pasar por mí, mejor pasarlo con buen humor y tranquilidad»

Testimonio-Maite«Soy Maite, una de las tantas que ha pasado por el trance de padecer un cáncer de mama. He de reconocer que al día siguiente desperté con la serenidad de ser consciente que era otra etapa en mi vida que había que superar, y aunque ha sido muy duro, siempre he intentado ver la parte buena de las cosas, ser consciente de que, si todo tenía que pasar por mí, mejor pasarlo con buen humor y tranquilidad que estar triste y deprimida, había que pasarlo sí o sí.

 Tuve muchas zancadillas tanto a nivel personal como físico pero he de agradecer a la gente que he tenido a mi lado, que no me ha dejado en ningún momento caer.

Tengo que agradecer el trato Médico en general, sobre todo al Dr David Martínez con el cual siempre he podido contar en cualquier momento, a mi oncólogo, enfermeras, y personal sanitario en general. A nivel personal he de agradecer sobre todo a mi pareja que siempre ha estado ahí, a mi familia, a mi gran amiga y ángel Eva y a mis amigos que siempre han estado apoyándome.»

Maite

“Es un recorrido de emociones fuertes y por tanto necesitas sentirte acompañada”

Testimonio-Ana-Belen2“Hola, me llamo Ana, tengo 37 años y he superado un cáncer de mama”

Ana

Puedes ver el testimonio completo en el siguiente video

«Contento y sumamente agradecido con el cirujano y con todo el equipo de profesionales«

Arturo-Esteve«Hace unos pocos meses, a causa de una litiasis biliar, me sometí a una operación laparoscópica planificada para extirparme la vesícula. Mi experiencia con la cirugía se limitaba, al igual que le ocurre a una mayoría de personas, a pequeñas y esporádicas intervenciones con anestesia local y sin necesidad de hospitalización posoperatoria. Como excepción tuve, hace ya muchos años, tantos que prefiero no recordar…, una operación con anestesia raquídea para extirparme una fístula sacrocoxígea, que me retuvo hospitalizado durante unos días. Pero, como lo bueno no dura para siempre, menos aún la salud, una mañana, al terminar el desayuno, sentí unos retortijones abdominales que, con una cierta dosis de optimismo, pensé que pasarían con un poco de reposo. No resultó así. Las molestias fueron in crescendo; se hicieron casi permanentes durante el día y la noche, y, además, se sumó una incómoda sensación de nausea que me hacía rechazar no ya la ingesta, sino la visión de cualquier alimento. Con ese cuadro clínico, me presenté en la consulta del especialista en Medicina Interna que me venía tratando, desde hacía algún tiempo, de una anemia hemolítica. Su respuesta no dejaba lugar a dudas: «vesícula inflamada por acumulación de los glóbulos rojos destruidos». Su recomendación era extirpar la vesícula, previa consulta y opinión favorable del cirujano, circunstancia que este confirmó. Con todo este bagaje, y con la esperanza puesta en librarme de aquellas incómodas molestias, acogí muy positivamente las recomendaciones de los especialistas. Con posterioridad, como es natural, surgieron en mi mente los aspectos negativos de una intervención quirúrgica de esa importancia: anestesia total, posoperatorio, larga recuperación, cicatrices, posibles complicaciones, etcétera. Con el paso de los días fui sopesando pros y contras y, en cierto modo, eché de menos aquellos tiempos en que los profesionales casi decidían por ti. Ahora todo ha cambiado. Eres tú el que debe tomar una decisión con la información que recibes, y, no solo eso, debes firmar un montón de documentos autorizando la intervención y las posibles alternativas que en la mesa de operaciones, ya anestesiado, pudieran presentarse. Una vez decidido a seguir adelante, debes emprender un enmarañado procedimiento técnico-administrativo con visitas al cirujano, análisis, pruebas radiológicas, consejo preoperatorio, espera de quirófano, etcétera. Superado todo ello, por fin, te encuentras en una habitación de hospital, medio desnudo, enfundado en una raquítica bata de papel-tela, esperando al celador que te recoge con una camilla y te lleva, a través de los pasillos, a la sala de operaciones. Por el camino vas razonando: ¿No había otra solución? ¿Volveré a ver a mi familia? ¡Si ya casi ni me duele! Con estas y otras reflexiones llegas al quirófano, te pasan de la camilla a la estrecha mesa de operaciones donde, guardando un delicado equilibrio, ves como se congrega un grupo de personas vestidos con batas, tocados con gorros y cubiertos los rostros con mascarillas. Todos te muestran una total empatía; tal parece que también ellos van a ser intervenidos. El cirujano te saluda y te da ánimos, el anestesista, que no conocías hasta ese momento, te trata como un familiar próximo. Lo mismo ocurre con el resto de personal sanitario (ayudantes, instrumentador y la enfermera circulante), todos te llaman por tu nombre con una cercanía que te relaja, te distrae, y, sin duda, contribuye a disipar los últimos temores. De pronto el anestesista, como distraído, dice: vamos a probar la mascarilla… y apenas si escuchas algo más, solo un murmullo lejano…, un sueño profundo y… la nada. Más tarde, cuando empiezas a despertar, te llega una voz familiar, reconocible, amiga. Es el cirujano que te dice que todo ha ido bien, que el celador te va a llevar a la habitación del hospital con tu familia, y que en unas horas pasará a verte. Semanas después, totalmente recuperado y casi sin cicatrices (maravilla de la técnica laparoscópica), te sientes reconciliado contigo mismo, contento y sumamente agradecido con el cirujano y con todo el equipo de profesionales que, con su dedicación y esfuerzo, te han devuelto a la cotidianidad, a seguir con la rutina de todos los días.»

Arturo

Aquí tienes algunos comentarios de nuestros pacientes. Puedes consultar otras opiniones en nuestro perfil de Facebook, de Doctoralia o en nuestra página de Google.

Muchas gracias a todos por vuestras aportaciones.

«Muy buena atención, un gran equipo de profesionales que desde el primer minuto te transmiten gran seguridad y te hacen sentir completamente confiado como en casa. Excelente relación calidad precio. 100% recomendables.»

Moisés A.

 

«Es la segunda vez que me pongo en sus manos y lo recomendaría 100%. Trato profesional. La intervención en la misma clínica, así que muy cómodo. Transmiten tranquilidad y confianza. Grandes profesionales.»

Virginia M.

 

«Grandes profesionales, trato inmejorable, dedicación plena y ante todo a pesar de todas las complicaciones que surgieron un equipo que respondió de forma rápida, humana y no puedo más que estar agradecida…. y muy contenta con el resultado…, ha superado con creces mis expectativas. Gracias.»

Rosa María O.

 

«A la fi de juny vaig ser a la ginecòloga per a la revisió anual, em va manar al radiòleg i este, en l’ecografia va trobar alguna cosa que no li va agradar.
Em va suggerir fer-me una biòpsia i efectivament era un tumor maligne que calia llevar.
La ginecòloga em va posar en contacte amb la clínica Martínez Simón. El mateix dia que em vaig assabentar del resultat em van donar hora i des del principi em vaig sentir molt bé, com a casa es pot dir.
El doctor a més de ser un excel·lent professional, és una persona molt humana que des del principi et fa sentir relaxada, t’explica el que tens, el que et faran i et dóna confiança. Et sents bé a les seves mans, et deixes portar.
El dia de l’operació igual, com si coneguessis a tot l’equip, molt afectuosos tots.
A més la cicatriu ha quedat perfecta. Es nota que esta feta amb amor.
Jo li estic molt agraïda.
Si algú necessita aquest tipus d’intervenció, que no ho dubti, que vagi a la clínica del doctor Martinez.»

Rosana C.

 

«Desde el primer momento, tanto el Dr. Martínez como la Dra. Simón, me transmitieron mucha confianza por su agradable y cercano trato. Me aconsejaron de la mejor manera e hicieron un estupendo trabajo personalizado y de calidad, el cual demuestra la profesionalidad y la gran cualificación del equipo. Cabe decir, que el lugar, además de céntrico, está impolutamente limpio y cuentan con la mejor tecnología y equipos para la realización de tratamientos y cirugía.»

Angela G.

 

«Acudí a la clínica por buena recomendación, nada más entrar el trato fue muy bueno, las instalaciones modernas y limpísimas, lo que cabe esperar… pero que no se encuentra en todos los sitios.Los tratamientos son personalizados y la tecnología que usan es la última en el mercado…
Muy contenta, mi valoración es un diez para el equipo.»

Natalia M.

 

«Gracias por el exquisito trato profesional y sobre todo humano por los profesionales de esta clínica. Gracias por la continuación de los cuidados y por unos resultados inmejorables.»

Bea C.

 

«Muchas gracias por atenderme como lo hacéis, y encantada con los resultados que voy obteniendo. Sois muy buen equipo y con nuevas instalaciones magníficas. Seguir como hasta ahora.«

Rocío B.

 

«Excelente trato profesional, muy familiar y humano con el paciente. Estamos encantados. Nada más entrar en la clínica se respira un ambiente tranquilo y relajado. Una atención exquisita.»

María José S.

 

«Muy contenta, tanto con su trato, como por su profesionalidad, me ha intervenido dos veces y estoy muy satisfecha con los resultados, volvería a ponerme en sus manos sin ninguna duda.»

Carmen C.

 

«Profesionalidad, explicaciones claras y sencillas. En definitiva un servicio humano y atento, sin lugar a dudas recomendado.»

Daniel A.

 

«Me lo recomendaron y estaban en lo cierto. Profesionalidad, amabilidad y trato cercano 100%. Consiguieron que el miedo que tenía a las dos cirugías, con tan solo un mes de diferencia, se volvieran en tranquilidad. Experto en patologías mamarias, resolvió todas mis dudas sobre mi cáncer. Si en un futuro necesito otra cirugía, sin duda repetiré con este equipo.»

Eva R.

 

Estoy muy contenta de que mi médico me recomendara al doctor para el «problemilla» de mi pecho…
He de reconocer que la primera vez que oí hablar de él, busqué e indagué para saber qué tipo de médico era… al ser tan joven, al principio me sentía un poco abrumada. Pero al ver lo que habían reconocido su carrera y sus logros, no dudé ni un segundo en ir a consulta. Desde 2017 estoy yendo a mis revisiones y el doctor es un encanto. Te explica todo muy muy bien y su forma de hablar y saber estar te tranquiliza muchísimo.
Lo mismo tengo que decir de la doctora (a ella la conocí después).
En definitiva… unos médicos de 10. Forman un genial equipo. 5 estrellas se quedan cortas…»

Isabel G.

 

«Excelente profesional. Trato muy cercano. Me transmitió tranquilidad y serenidad que me han ayudado a sobrellevar mi problema de salud. En todo momento he sentido cómo se interesa por el paciente. Un diez para todo el equipo de la Clínica Martínez y Simón por su gran calidad humana.»

Maite C.

 

«Ofrecen un servicio profesional pero con un trato personal, en todo momento estuve tranquila y con total confianza y el resultado no ha podido ser mejor, además la clínica está bien situada, en pleno centro de Castellón y con aparcamiento al lado. Un 10 en todos los aspectos. Si necesitara nuevamente de sus servicios no dudaría en volver.»

Encarna A.

 

«No tengo suficientes palabras para expresar todo mi agradecimiento. Me lo recomendaron y estaban en lo cierto, aún se quedaron cortos. Profesionales como la copa de un pino, cercanos, agradables, atentos, simpáticos. Gracias mil de todo corazón!!!»

Gemma G.

 

«Muy contenta con el magnífico trato recibido, son dos grandes profesionales a los que recomiendo sin duda alguna. Encantada con las instalaciones, el equipo novedoso del que disponen y de la gran profesionalidad, confianza y tranquilidad que transmiten al paciente. ¡Un placer haber dado con ellos!»

Ana P.

 

«Un trato excelente y un buen profesional. Ante cualquier posible problema no dudaría en ponerme en sus manos. Recomendable al 100%.»

Javier M.

 

«Su profesionalidad excelsa hacen del Dr. Martínez Ramos un médico y cirujano único. A su profesionalidad se le une una gran persona. Su empatía, serenidad y paciencia innata, te hacen sentir como si fueras su paciente exclusiva. Mi vida ha estado en sus manos y la volvería a dejar. ¡Mi médico para siempre!»

Aurora P.

 

«Acudí a la clínica con muchas dudas y desde el primer momento supieron resolverlas todas. Me ayudaron a elegir el tratamiento que más se adecuaba a mis necesidades y los resultados han sido muy buenos.
Gracias dra. Simón. Gracias dr. Martínez.»

Laura P.

 

«Encantadísima! Si vuelvo a tener algún problema de Salud repetiré, buen profesional, buen equipo, buen trato y todo muy rápido y con facilidades.»

Lidón D.

 

«Drs muy profesionales, con mucha formación y de trato sencillo y agradable. El Dr Martinez es un cirujano excepcional; a mi me transmite una total confianza.»

Sole D.

 

«Muy contento! un trato excelente y se preocupan mucho por el cliente/paciente.»

Alejandro M.

 

«La combinación perfecta, buenos profesionales y trato excelente. Recomiendo 100%»

Carmen C.

 

«Muy profesionales y un trato muy cercano. Mejor resultado imposible. Recomendable 100%»

Vicent R.

 

«Gran equipo de trabajo con muy buenos resultados y gran experiencia…..totalmente recomendable!!!»

Bárbara V.

 

«Trato excelente y estupendos resultados. Muy contenta!!»

Judith B.

 

«Un plaer trobar un professional com el Dr Martínez en un moment complicat per a mi. Des del primer dia m’ha donat seguritat i confiança. Com a cirurgia es un artista i com a persona molt propera i amb un gran interés pel pacient. Molt que agrair a tot l’equip.»

Iratxe P.

 

«Estamos muy contentos con la profesionalidad y con el servicio prestado. Muchas gracias por todo..

Begoña S.