Inicio | Tratamientos | Medicina estética facial | Toxina Botulínica para el Bruxismo

Toxina Botulínica para el Bruxismo

El bruxismo es una condición médica en la que la persona aprieta o rechina los dientes de manera involuntaria, especialmente durante la noche mientras duerme, aunque también puede apretar durante el día.

Apretar los dientes mientras dormimos (generalmente de forma inconsciente) puede ocasionar importantes problemas, como son dolores de cabeza, insomnio, dolores musculares, dolores de oído, depresión o el desgaste de los propios dientes. Todo ello dificulta enormemente la calidad de vida de la persona que lo padece o, incluso, de la gente de su entorno, a quien le pudiera molestar el rechinar de los dientes durante el sueño.

El término científico para referirse a esta situación es Bruxismo.

Tratamiento del Bruxismo

CARACTERÍSTICAS de la Toxina Botulínica para el Bruxismo

Duración: 30 minutos

Anestesia: No precisa

Recuperación: Inmediata

Resultados: A partir de 48-72h

Duración: 30 minutos

Anestesia: No precisa

Recuperación: Inmediata

Resultados: A partir de 48-72h

más Información

Todo lo que necesitas saber sobre la Toxina Botulínica para el Bruxismo

¿Qué es la Toxina Botulínica para el Bruxismo ?

En la actualidad, no existe un tratamiento específico y eficaz que elimine de forma permanente el bruxismo. No obstante, contamos con tratamientos que intentan prevenir sus efectos patológicos sobre los órganos vecinos. Entre los tratamientos que recientemente han mostrado mayor eficacia está el Tratamiento con toxina botulínica para el bruxismo (comercialmente conocida como Botox) infiltrada en la musculatura masticatoria. El mecanismo de acción de la toxina botulínica es doble. Por una parte, tiene una acción motora sobre la placa neuromuscular y, por otra parte, tiene un mecanismo analgésico, probablemente por inhibición de la liberación de neurotransmisores relacionados con el dolor. Las inyecciones de toxina botulínica causan una relajación de la musculatura, por lo que el paciente experimenta una mejora significativa en sus síntomas, incluyendo una reducción en el dolor y la tensión de la mandíbula. Es importante tener en cuenta que la toxina botulínica no es una cura, sino un tratamiento que ayuda a aliviar los síntomas. Lo ideal es un tratamiento integral que combine el tratamiento con toxina botulínica con medidas de estilo de vida saludables.

¿Cómo se hace la Toxina Botulínica para el Bruxismo ?

La toxina botulínica se inyecta en los músculos que controlan el movimiento de la mandíbula. Esto ayuda a relajar los músculos y reduce la fuerza de las contracciones musculares, lo que reduce la tensión en la mandíbula y evita los síntomas. Tras limpiar y desinfectar la zona, se hacen unas inyecciones de toxina en 3-4  puntos específicos de los músculos implicados con una aguja muy fina.    

¿Dónde se realiza?

Se realiza en la consulta, de forma ambulatoria y con incorporación inmediata a la vida cotidiana.

Resultados Toxina Botulínica para el Bruxismo

A los 3-4 días el paciente ya nota los efectos del bótox, que pueden durar 4-6 meses, aunque dependiendo de las características del paciente, esta duración puede ser un poco mayor o menor.
MÁS INFORMACIÓN

Dudas frecuentes sobre la Toxina Botulínica para el Bruxismo

Todavía no hay preguntas frecuentes sobre este tratamiento.
This site is registered on Toolset.com as a development site.